Texto y fotografías: Wilma Lorenzo.

Ayer por la tarde tuvo lugar la presentación en sociedad de SON Estudio, lugar desde el que SON Estrella Galicia mostrará su apoyo a la música de una forma única. El pasado lunes ya se dio a conocer esta iniciativa: 20 temas inéditos en un año y 10 vinilos con 2 canciones cada uno, que publicará SON EG Records; contando con el ingeniero de sonido y productor español José María Rosillo. ¿El reto? Grabar un tema exclusivo en un día; y los primeros: Pablo Und Destruktion. Para leer la crónica haz clic aquí.

Pero la cita de ayer se trataba de algo aún más especial. De la mano del programa Turbo 3 de Radio 3 y los locutores Julio Ródenas y Ángel Carmona, presentaban SON Estudio ante un grupo de treinta personas que además han podido descubrir en directo algunos de los temas del recién estrenado álbum de Xoel López: “Paramales”.


Con la interpretación a guitarra y voz de “Patagonia” -tema que abre el último álbum de Xoel- comenzaba una hora de anécdotas, música y conversaciones; 60 minutos en los que Xoel López ha explicado el por qué de la fusión de sus canciones, en qué ha influido la producción de Ángel Luján en el sonido de su último trabajo y cómo por el estudio de grabación pasaron compañeros y amigos de la talla de El Indio de Vetusta Morla, Loza de Coronas o incluso, con el disco prácticamente cerrado, Jairo Zavala de Depedro participó en “Antídoto” poniendo su voz al “un, dos, tres, cuatro” inicial.

Además de “Patagonia”, “Todo lo que merezcas” o “A Serea o Mariñeiro”, Xoel López ha interpretado alguno de sus clásicos de su etapa anterior como Deluxe, deleitando al público con “De vino y espejos” al piano; y los locutores Ródenas y Carmona se han atrevido a colaborar con el gallego en “Yo solo quería que me llevaras a bailar”.

Una hora que se quedaba corta y terminaba con “Tierra” -tema incluido en el anterior álbum de Xoel López, “Atlántico”- interpretada casi fuera de tiempo; demostrando cómo un artista cuando lo es no necesita más que su voz y una guitarra para emocionar.

Puedes escuchar el programa completo a continuación:

Texto: J.Castellanos

Fotografías: Lolasartphoto

“Ahora nos vamos y no hacemos nada. Esperamos un rato tras el escenario mientras aplaudís para que volvamos y nosotros volvemos”, decía Joan Enric Barceló segundos antes de abandonar el escenario de la sala El Sol por primera vez. Se acabó. Revelado uno los mayores misterios de la humanidad y que solo los músicos conocen. Así son Els Amics de les arts, unos tipos tan normales y alejados de las modas que podrían estar entre el público viéndose a sí mismos después de una jornada de nueve horas en un trabajo común pero que, en cambio, llevan una década surcando la fructífera ola del pop catalán con una tabla de surf formada por el mejor componente para aguantar a la cabeza: una consistente argamasa de fieles.

El cuarteto barcelonés llegaba a la capital no para “hablar de fútbol” -la ciudad parece últimamente más interesada en el baloncesto- si no para tocar frente a buen puñado de seguidores su “Només d’entrar hi ha sempre el dinosaure”, quinto álbum de estudio con el que han hecho el más difícil todavía; continuar con el nivel alcanzado en “Bed & Breakfast” y “Espècies per catalogar” y volver a ser éxito de ventas por tercer trabajo consecutivo en un país que apenas consume álbumes. ¿En qué consiste su éxito? La confianza, la clase que destilan los grandes temas pop que componen, su década como formación y su condición de tipos normales y extremadamente agradables se combina en un cóctel muy agitado y de medidas bien tomadas.

“El catalán no es chino. No es tan difícil de entender. [...] Nadia Comaneci se dice igual en catalán que en castellano”, afirmaba un Eduard Costa que aparcaba por un momento el imperial moog y ejercía de showman junto a sus compañeros antes de interpretar una aclamada “L’home que treballa fent de gos”. Els Amics de les arts saben manejarse por igual en cualquier escenario y ante diferentes públicos. La sencillez y el descaro son las armas mediterráneas más poderosas para la conquista y saben explotarlas tan bien que parece que todo esté calculado. Un directo redondo.

En un repaso de éxitos de hora y media, Els Amics demostraron que no hay barrera idiomática en la música cuando es tan brillante como las canciones que son capaces de crear. El público, entregado hasta el punto de parecer un elemento más de la banda, coreaba cada tema con la agradable pasión que levanta una banda construida desde abajo, con cimientos fuertes y que ha ido escalando posiciones hasta convertirse en una referencia atemporal del pop catalán alejado de fenómenos y que ayer anotó un nuevo punto en una carrera que deberá contarse por décadas.

Xoel López - Paramales en Radio 3

La guitarra y la carismática voz de Xoel López vuelven a ser protagonistas en el mundo de la música española, con el lanzamiento de su nuevo disco “Paramales”. Trece canciones completamente nuevas en castellano y gallego, que el cantante coruñés adereza con ese característico sonido a caballo entre el pop-rock alternativo y el folk que firma cada uno de sus temas.

“Paramales” se estrena este jueves 28 de mayo en el programa Turbo 3 de Radio 3 RNE, donde también se presentará SON Estudio, que arrancó el pasado lunes 25 con Pablo Und Destruktion. Durante una jornada, el grupo grabó un tema inédito que se editará en vinilo. Si quieres leer la crónica de una jornada muy especial, haz clic aquí. Este domingo, SON Estudio volverá a encenderse con Modelo de Respuesta Polar, que completará el primer círculo de este apasionante proyecto.

SON Estudio - Pablo Und Destruktion

Texto: Luis Miguel Flores

Fotografías: Javier García

25 de mayo de 2015, pistoletazo de salida de SON Estudio. Una iniciativa que dará mucho que hablar… y que escuchar. Concretamente, 20 temas inéditos en un año, 10 vinilos con 2 canciones cada uno que publicará SON EG Records en una edición limitada de 500 copias. Los asturianos Pablo Und Destruktion -compartiran vinilo con los madrileños Modelo de Respuesta Polar- han inaugurado estas exclusivas grabaciones en Madrid de la mano de un histórico ingeniero de sonido y productor español: José María Rosillo. Lujazo.

Una canción, una jornada: en menos de diez horas -incluida una para comer- todo listo. Se busca frescura. Chispa. Ayuda mucho que el quinteto asturiano aterrice en el estudio con los deberes hechos: perfectamente definida y ensayada está ya su “Extranjera”, esa canción que Pablo (García, alias Und Destruktion) escribió pensando en la mujer por la que se fue a vivir a Berlín durante la friolera de… quince días.

SON Estudio - Pablo Und Destruktion

Y “Extranjera” es además una muestra perfecta de ese folk-indie-noise-rock (o algo así) incendiario y romántico que practica Pablo Und Destruktion, traducido ya en tres discos (enormes el recién estrenado “Vigorexia emocional” y el anterior “Sangrín”, de 2014). Pablo ya la metió -en versión embrionaria, muy diferente- dentro de su debut, “Animal con parachoques” (2012). Ahora ha querido regrabarla con “La Tribu del Trueno”; a la sazón, sus cuatro compañeros: Javier Bejarano en la misteriosa guitarkua (sic), Dani Donkeyboy a la guitarra sin más, Pablo Pravia a cargo de la batería y José Rilla con bajo y teclados.

SON Estudio - Pablo Und Destruktion

Arrancan a las 10 de la mañana. Tras las pruebas, encajes de equipo, colocación de micrófonos y otros prolegómenos, la banda ejecuta en directo -tocando todos a la vez en el coqueto estudio, forrado de madera- lo que será la base de la grabación definitiva. Sólo queda añadir la guitarra con delay o el teclado perfecto, volver a grabar la voz o sumar retoques antes de la mezcla definitiva, a eso de las 8 de la tarde. La jornada discurre placenteramente entre “ese fuzz me suena demasiado agudo“, “cerdea bien esa guitarra”, “vamos a jugar, que para eso somos jóvenes” o “entra con el Sol y luego vete al Re”. No parecen mentir -ni grupo ni productor- cuando confiesan que el trabajo ha sido fluido y fácil.

SON Estudio - Pablo Und Destruktion

En el surco del vinilo, pues, descubriremos finalmente a esa “Extranjera”; pero entre las paredes del estudio quedarán encerrados para siempre los secretos de la atronadora guitarra de tres cuerdas, los “juguetitos” del Señor Rosillo o el piano de cola blanco “a lo Imagine”.

Devendra Banhart en directo en el Teatro Lara

Texto: J. Castellanos Foto: Theyedropper

El asiduo a la música en directo sabe que los conciertos enmarcados en giras de presentación no suelen dar muchas sorpresas más allá de la que otorga el propio artista a la hora de dibujar sobre el escenario las nuevas canciones que han quedado grabadas en el estudio. Son las citas como las que ayer ofrecieron Devendra Banhart y Andy Cabic en el Teatro Lara de Madrid las que se guardan como pequeñas joyas en la memoria del asistente, shows con cierto aura de enigma y sin un plan establecido que valen para encontrarse con sorpresas, antiguos temas y hasta diálogos que se tornan en stand up comedy.

Para encarar una noche como la de ayer no vale cualquiera. En esa anarquía conducida por la improvisación en la que salirse de la tangente es un arte, Devendra Banhart es el emperador. El estadounidense y venezolano tiene la chispa necesaria para hacer de cada frase que suelta por esa boca oculta entre pelos una genialidad y convertir esos momentos de divagación entre tema y tema en momentos tan importantes como las brillantes canciones que hasta ahora han cargado su ya largo repertorio.

2013 trajo a un Banhart renovado con “Mala” (Nonesuch). El de Texas pareció volver a rebuscar en sus orígenes, recuperar la frescura y demostrar que aún guarda buenas melodías en la cartera. Ese retorno no terminó ahí. La búsqueda de sensaciones pasadas le llevó a iniciar una gira junto a Andy Cabic, líder de los interesantes Vetiver y amigo de Devendra desde hace más de tres lustros. Desde entonces, ambos han pasado los últimos meses girando por medio mundo, en museos y lugares con encanto en el que la enorme personalidad de uno y la maestría contenida del otro ofrecían shows únicos a cuatro manos  con la única compañía de sus guitarras.

Con un Lara absolutamente lleno bajo una noche cálida,  el de Houston supo tomar el timón de la velada y llevarla por donde quería, intercalando temas de la talla de “Baby”, “Mi Negrita”, “Quédate Luna” o la requerida “Carmensita” con el folk más tradicional de Cabic, perfecto escudero de la cita. Ayudó un público participativo y animado al extremo que parecía saber del humor de Banhart y que jugó un papel fundamental para convertir el teatro capitalino en una oda a la alegría por mantener la esencia que el músico se afana por no perder nunca.

Texto e imágenes: María Nieto

Hay noches que están hechas para el rock, y esta fue una de ellas. El Garufa Club se convirtió en un hervidero de riffs de guitarra y sonido de la América profunda y el público respondió como nunca, coreando hasta la última nota con auténtica devoción. Y es que hay profetas que no pueden obviarse, y Chuck Prophet es uno de ellos.

Activo desde los 80, y pro-activo como pocos en los 2000, Chuck Prophet es uno de los grandes popes del roots rock americano, pero su sonido va mucho más allá de las raíces clásicas. Capaz de mezclar como pocos los clásicos atemporales con un suave toque pop sin perder la esencia genuina, aterrizaba en el escenario del Garufa Club dispuesto a presentar su último trabajo, “Night Surfer”, que salió a la luz el pasado otoño. Y como los buenos predicadores, logró convencer al respetable con su incontestable palabra.

Teloneados magníficamente por Jonah Tolchan, la noche arrancó fuerte  para Chuck Prophet–la banda no es manca, y desprenden coordinación y compadreo, se conocen, se anticipan, y eso hace que el sonido mejore-, y ya en el tercer tema, “Wish Me Luck”, el single estrella del nuevo trabajo de Prophet, lograba que el público se acercase a primera fila atraídos por un ritmo incuestionable.

El artista lo tenía claro: para convencer hay que bajar a la arena, y eso hizo. Con apenas dos palabras en castellano, pero haciéndose entender estupendamente, se acercó a los oyentes. De forma literal, incluso, bajando un par de escalones del escenario para enardecer a las masas, y lográndolo.

“Temple Beautiful”, single de su anterior trabajo homónimo, convirtió la pista del Garufa Club en un enorme coro, que llegaba a veces a eclipsar incluso el sonido de los instrumentos. Había feeling con el público y eso convirtió a la banda en reina indiscutible del baile –hubo incluso quien se marcó alguno agarrado, al más puro estilo country-.

Y es que la noche dio para mucho. Dio para presentar los nuevos temas, y también para vivir momentos con un claro sabor de la América profunda, como el dúo maravilloso de “Little Girl, Little Boy”, del álbum “Temple Beautiful”, en el que la voz femenina corrió a cargo de la teclista, Jennifer Fisch. Imposible no recordar aquellos duetos de Johnny Cash y June Carter.

Fisch demostró por que la dulzura no tiene incompatibilidad alguna con la fuera en un precioso tema en solitario, que marcó el impás del directo. Desde ese momento y hasta el final la banda no dejó de pedir coros al público, y este de entregarlos. Mientras, Prophet y su bajista jugaban sobre el escenario a convertir en oro sonoro unos cuantos riffs. Y la sala aplaudía.

Tanto, y tan alto, que tuvieron que conceder bises, claro. Tres temas más, cerrando con “You Did”, en los que el público siguió ofreciendo soporte como coro imparable. Es el poder de la palabra, que enardece masas y calma a las fieras. Y los buenos profetas lo saben.

Texto: J.Castellanos

Fotografías: Theeyedropper

Si el carisma se midiese en altura, Lydia Loveless sería Tachenko. La realidad es que a unas cuantas filas del escenario de la mítica sala El Sol, lugar elegido por la jovencísima  estadounidense para presentar en Madrid su último trabajo, apenas podía verse su menuda figura rodeada de una banda que a su lado se engrandecía. Hasta que comenzó a cantar.

Si algo se le exige al profesional del country es ser creíble. Más allá de la técnica, la voz o brillantez en los estribillos, el artista está obligado a rajarse en dos mitades el tórax en cada concierto, agarrar el corazón, arrancarlo y lanzarlo al respetable. Un género complicado que se mide en pasión y aguante y en el que Loveless, con apenas 24 años, ha demostrado saber desenvolverse y cargar con el peso de los grandes tótems femeninos que lo gobiernan. “Somewhere Else” es su último trabajo, un álbum en el que la de Ohio muestra más su vena rock y disco que le ha valido para ganarse de forma definitiva un nombre en el género estadounidense por antonomasia, lo que le ha abierto la posibilidad de mostrar todo lo que aún le queda por decir en gran parte de occidente. Si Loveless cumple en cada directo como lo hizo ayer en Madrid, no es de extrañar que acabe granjeándose la mejor de las reputaciones.

En un par de fraseos amargos como si el amor fuera la peor de las enfermedades, Lydia Loveless ya se había ganado la sorpresa de los que no sabían de qué era capaz. Su figura fue creciendo y creciendo hasta convertirse en Goliat. Puede que la dulzura rota de la chica tenga algo que ver, también ayudó una banda que parece haber vivido tantas vidas como días tiene Keith Richards. Desaliñados, tremendamente serios y como si sus enemigos hubiesen arruinado su existencia 40 veces, la sala capitalina nunca se había transformado del modo que ayer lo hizo. Parecía un bar perdido en Arizona. Y pese a la capacidad de la banda, pese a la magia que el cuarteto que rodeaba a la cantante desprendía, fue cuando abandonaron el escenario cuando el concierto llegó a su mejor parte. Loveless íntima, solitaria y sonando bajo el eco de su voz y el rasgueo de la guitarra fue sin duda el momento de la noche, un momento en el que ya medía mil metros.

may 21

Els Amics de les Arts en la Sala El Sol

Posted by redaccionsoneg in Uncategorized

Después de convertirse en una de las más firmes realidades de la escena del nuevo pop hecho en Cataluña, Els Amics De Les Arts vuelven con fuerza: nuevo trabajo bajo el brazo: Només d’entrar hi ha sempre el dinosaure se publicó el pasado abril –con nuevas canciones desde el aclamado Espècies per catalogar (2012)- y el impresionante videoclip de su primer single Ja no ens passa, es toda una sensación en Internet y redes sociales.

Els amics de les arts en Son EG

La banda (Joan Enric Barceló, voz y guitarra; Eduard Costa, voz, moog, xilófono y melódica; Ferran Piqué, voz, guitarra y bases; Dani Alegret, voz y piano; Ramon Aragall, batería y Pol Cruells, baj0) actuó por los principales festivales del territorio catalán (Canet Rock, JigwaPop, Cap-Roig…) con un repertorio infalible en el cual no falta ninguno de los clásicos que los han convertido en favoritos del público.

Cuándo: jueves 28 de mayo
Hora: 22:00h
Dónde: Sala El Sol, Madrid SON Estrella Galicia
Precio: anticipada 14€ / taquilla 16€
Venta de entradas: https://www.ticketea.com/els-amics-de-les-arts-en-madrid/

may 21

American Autum 2015: primeras confirmaciones

Posted by redaccionsoneg in Uncategorized

Cartel American Autum 2015

Ya tenemos los primeros nombres que actuarán en el American Autum 2015. Entre septiembre y diciembre, Madrid y Ourense se llenarán de la mejor música independiente americana en un ciclo que ha traído a lo largo de sus ediciones a artistas de primera línea. De mitos de la música americana como Lee Ranaldo (Sonic Youth), Victoria Williams, The Posies, Howe Gelb (Giant Stand) o Josh Rouse, hasta los nombres de mayor actualidad como Sharon Van Etten, Damien Jurado, Little Wings, Woods o Peter Broderick.

En esta ocasión, Adela Diane llenará de calor la Sala El Sol de Madrid el lunes 20 de noviembre a las 22 horas (precio: oferta limitada 12€, venta de entradas aquí). Denison Witmer actuará en el Café&Pop Torgal, Ourense, el viernes 30 de octubre a las 21 horas (precio: oferta limitada 12€, venta de entradas aquí). Juan Wauters ofrecerá dos conciertos, el martes 22 de septiembre en el Teatro del Arte y el sábado 26 de septiembre en el Café&Pop Torgal (precio: oferta limitada 10€, venta de entradas aquí). También por partida doble tendremos a Vetiver, el lunes 21 de septiembre a las 22 horas en la Sala El Sol (precio: oferta limitada 12€, venta de entradas aquí) y el martes 22 de septiembre en Café&Pop Torgal, Ourense (precio: oferta limitada 12€, venta de entradas aquí). Además, el lunes 26 de octubre a las 22 horas en el Teatro Lara podremos disfrutar del directo de Low (precio: oferta limitada 15€, venta de entradas aquí).

American Autum 2015

Muy pronto, tendremos más confirmaciones de un ciclo que nació en otoño de 2009 el Café&Pop Torgal de Ourense. El American Autumn ofrecía música independiente americana en una ciudad pequeña y en un local con un aforo de 100 personas. Desde su nacimiento, el ciclo ha impulsado en Ourense una programación inédita y de calidad, avalada por un público que en estos conciertos se encuentra a centímetros de los artistas. Esta cercanía es una de las características que hacen American Autumn único, junto con el trato exquisito que tanto el público como la organización dan a los músicos en el Torgal.

El ciclo comenzó de forma modesta, pero tanto sus impulsores como el público de Ourense han hecho que fuese creciendo año tras año. Un momento clave para el crecimiento de American Autumn fue la incorporación del patrocinio de Son Estrella Galicia en 2011, lo que ha hecho que el ciclo y la sala  cuenten con más recursos para hacer lo que hasta hace poco parecía imposible en Ourense: que artistas que normalmente solo giran por grandes ciudades hagan una parada en el Torgal. Gracias a este patrocinio, American Autumn ha podido seguir creciendo año tras año, y en 2013 comenzó a salir del Torgal y a contar con una segunda sede: Madrid. En sus dos últimas ediciones, el ciclo se ha celebrado en Ourense y también en varias salas de Madrid, lo que lo ha convertido en uno de los ciclos de referencia de la escena musical ya no solo de Galicia, sino también de la totalidad del Estado. Todas las ediciones de American Autumn han sido un rotundo éxito de público, ya que más del 90% de los eventos han agotado las entradas. En algunos casos, se ha vendido todo el aforo en cuestión de horas.

Texto y fotografías: Silvia Pérez y Ana Patiño

Ir a un concierto siempre tiene un punto emocionante. Pero cuando se reúnen en un escenario dos leyendas en una sala pequeña, como la Iguana, resulta un concierto íntimo e inolvidable. Hablamos de un dúo de artistas internacionales en el punto más maduro y a la vez desenfadado aunque perfeccionado de sus carreras, que combinan sus técnicas, sus conocimientos y su saber hacer en una sola actuación.

Por si el talento de uno no bastase, ambos juntos componen una fórmula explosiva fácilmente comparable con el arte contemporáneo pero difícilmente imitable o copiable. Porque para definir a Norman Blake y Jad Fair sin quedarse cortos, quizás el término más apropiado, el que englobaría todas sus cualidades sería el de artistas incansables.

Definirlos como músicos no sería suficiente. Son grandes showmen capaces de hacer vibrar a una sala llena de público de todas las edades, como sucedió este martes en La Iguana Club, en Vigo. El retraso de más de una hora no impidió que sus fans disfrutasen con su repertorio. “This could be the night “, “Red dress” o “I´ll change my style” fueron parte de la actuación estelar.

Jad Fair y Norman Blake

Norman Blake de Teenage Fanclub y Jad Fair de Half Japanese colaboraron hace más de una década con el disco “Words of Wisdom and Hope”. En ese afán de aumentar la leyenda, en 2015 vuelven a unir fuerzas para presentar su disco “Yes” (Joyful Noise Recordings). Melodías muy pegadizas cargadas de humor y frescura que muestran su lado más humano.

Con este disco han alcanzado la perfección, muestra de una unión exquisita. De su proyecto conjunto han nacido 13 canciones excéntricas y a la vez refinadas, con un estilo vocal único de Fair y los arreglos instrumentales de Blake, conocido genio de la acústica y figura del bluegrass, pero al que ningún otro instrumento se le resiste. No hay más que escucharlo a la batería.

Sus letras y sus melodías, poco comunes, dan como resultado un producto único. Son un verdadero soplo de aire fresco. Su energía y su entrega al público durante todo el concierto muestran que la música no tiene nada que ver con la edad. ¿Quién dijo que las segundas partes no fuesen buenas? Con una actuación como la de la Iguana, en Vigo, apostaríamos una y mil veces por esta unión.